Datos personales

Mi foto
Silencio Interior, Escuela de Silencio está compuesto por personas que gustan compartir la búsqueda espiritual con el fin de mejorar sus condiciones de vida gracias a un crecimiento interior y los valores derivados de la conexión con la esencia de ser. +info: www.silenciointerior.net

miércoles, 8 de abril de 2020

Curso de meditación


Como bien sabéis, hemos subido a la web un Curso de meditación dividido en cuatro módulos, el cual está disponible de manera gratuita para todos en el siguiente enlace:




A raíz de tal Curso han surgido preguntas, como por ejemplo las de Ana, quien ha tenido a bien compartir las respuestas con los demás para provecho de todos.


Estoy meditando dos veces al día y siento que por la mañana mi mente está más en calma, mientras que por la noche no tanto. Hay momentos que siento como mi corazón palpita a mucha velocidad en toda la sesión. Si solo puedo hacer una sesión diaria ¿cual debería elegir?

Sentarse a meditar dos veces al día es una excelente práctica. Ocurre que la meditación de la mañana  nos prepara para la jornada, mientras que la sesión de la noche limpia el subconsciente de todas las impresiones recibidas durante el día, preparándonos para el reparador descanso nocturno. 

En princpio, no debiera de haber tales taquicardias -frecuencia excesiva en el ritmo cardiaco-. Por ello, me permito sugerirte lo primero que consultes con el médico. Y lo segundo, ya a nivel de práctica meditativa, que observes si aparecen contenidos que puedan alterar el corazón. Sabido es que el cuerpo somatiza todo lo que sucede en el mundo interior. Por ejemplo, puede estar saliendo a la superficie de la consciencia experiencias negativas que hayan causado un posible trauma, motivo por el que el cuerpo se altere haciendo  latir al corazón más rápido. Pero, también es posible que exista una cardiopatía, motivo por el se hace indispensable una consulta al médico. Insisto en que, en principio, no debiera de existir causa alguna para que se produzcan tales aumentos de la frecuencia cardiaca. 

Si por cualquier otro motivo te vieras obligada a tener que elegir una sola práctica, consideramos que debieras de ser tú la que elijas aquella en la que te sientas más cómoda y segura. Meditar no es ningún ejercicio de masoquismo, como alguien, anegado de ignorancia, ha expuesto. Muy por el contrario, sentarse a meditar es abrir un espacio en la jornada para sentir nuestro Corazón espiritual. 

En el 4 módulo hablas de que cuanto más grande es la luz de una persona mayores son sus sombras, me quedo con ganas de desarrollar más este punto y me encantaría que lo pudieras hacer.

La luz y las sombras van unidas, del mismo modo que lo está la vida y la muerte, lo humano y lo divino, lo Real y lo irreal. Si sólo quisieras la luz en tu vida, inevitablemente te encontrarías con las sombras. Y cuanta más luz intenttes poner para erradicar las sombras, más te encontrarás con ellas.

Aceptar a ambas, la luz y la sombra, implica un alto nivel de comprensión. La misma que demanda ver a Brahman o a Dios, en la tradición de Occidente, en el mundo y en los demás. Cuando encuentres a lo Absoluto en lo Relativo, comprenderás por experiencia que el binomio "luz-sombra" ha desaparecido. ¿Qué queda entonces?

En el mismo módulo hablas de que es el yoga el que se adapta a la vibración energética que tenemos, siendo posible adaptar nuestra práctica y situación a ello. ¿Como puedo saber cual es la práctica que más se adapta a mi situación?

Comenzando a practicar. El portal del mundo interior es el cuerpo. La consciencia corporal es fundamental. Sin consciencia corporal se corre el riesgo de realizar un trabajo meramente mental, creyendo que se está realizando algo muy espiritual, cuando no es así. De un trabajo mental sólo se puede obtener un fruto mental, nunca la conexión con lo Real.

Para ello, sugerimos la propuesta de realizar Hatha yoga. La práctica de tornarse consciente del cuerpo llevará progresivamente a los siguientes tipos de yoga. No obstante, es preciso saber que por mucho que se haya elevado la comprensión, tal práctica primaria habrá de acompañarnos a lo largo de nuestra existencia, mientras sea posible.

Al terminar mi pratica siempre hago una respiración profunda y mientras exalo abro los ojos, tengo la sensación que ahí me falta algo. Hay alguna técnica para terminar la práctica que me pudieras aconsejar?

Dar gracias. No existe técnica mejor. Siéntete agradecida por poder dedicar un tiempo a estar consciente, por cultivar la presencia, por estar viva... Da gracias siempre, no sólo cuando termines la práctica de meditación. Da gracias a los demás, a todos y al Todo. No existe mejor mantra. Gracias.
 



Silencio Interior – Escuela de Silencio
info@silenciointerior.net 
www.silenciointerior.net



Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención







sábado, 4 de abril de 2020

Dirección única

Que la mente se ocupe de una sola cosa: mantener vivo el anhelo por el despertar de la consciencia. Todo lo que no sea dirigir sin descanso, una y otra vez, la atención a la presencia de ser, hasta ver convertida tal presencia en un presente continuo, es disipar el prana, la energía, en banalidades transitorias.

El mundo está cambiando permanentemente. ¿Qué es lo único que no cambia y permanece inalterado ante los cambios? El Espíritu que somos. De ahí la necesidad de establecernos en la presencia de ser. El Sí mismo no es diferente de Dios. En los Upanishads se dice que Atman y Brahmán son de la misma naturaleza. Establecerse en el Sí mismo es pues morar en nuestra común y auténtica naturaleza.

No existen técnicas que nos puedan llevar a tal auto-conocimiento. A fin de cuentas, las técnicas son una distracción más. Dirigir la atención a lo Absoluto es tener la oportunidad de comprender por vía de experiencia que ya se es Eso, y siempre se lo ha sido.

Sabiendo esto ¿qué sentido puede tener poner energía a través de la atención y la palabra en aquello que no es Real? Sólo lo Real puede merecer la atención de aquél que es poseedor de este conocimiento. Para él, la observación característica de la meditación se ve convertida en la visión de la contemplación, captando lo Real en la realidad ilusoria que se presenta ante él.

Silencio Interior – Escuela de Silencio
info@silenciointerior.net 
www.silenciointerior.net

Fotografía: Constanza Riaño

Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

miércoles, 1 de abril de 2020

Apariencias


Todo lo que aparece ante nuestros sentidos y mente parece real. Parecen reales el cuerpo, los pensamientos, las emociones y la individualidad que suponemos ser… En consecuencia, el mundo también parece real, pero todo son apariencias: la imagen del mundo y de uno mismo.

Por extensión, parece real también lo que vemos en los diferentes medios de comunicación. Las impresiones recibidas a través de las noticias configuran nuestro microcosmos, siguiendo los dictados de entidades que desconocemos y cuyas intenciones tienen muy poco o nada que ver con la naturaleza de nuestra esencia. Por ello, es importante permanecer en extremo alerta ante las noticias que se reciben, pues su intento manipulador es una evidencia.

Es preciso ir a la fuente donde nacen las apariencias para descubrir tal entramado de aparente realidad. La fuente es la Conciencia pura que nos hermana a todos con el Todo. Encontrar el origen es descubrir el sentido oculto de esta singular estructura que denominamos vida.

Para entonces, experimentar la libertad que supone soltar el pesado lastre que arrastramos durante toda la existencia está a la distancia de nuestro aliento. Tal origen está más cerca de ti que tu aparente soledad.

Silencio Interior – Escuela de Silencio
info@silenciointerior.net 
www.silenciointerior.net




Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención

sábado, 28 de marzo de 2020

Cristalización

La vida puede cambiar en un solo instante. ¿De qué depende esta sentencia axiomática? De tu nivel de comprensión y de nada más. ¿Cómo va a ser tu futuro? Exactamente igual que tu pasado: sota, caballo y rey se sucederán sin alternancia posible. 

Conocer el futuro no es una cuestión de adivinación o capacidades sobrenaturales. Para conocer el futuro basta con la observación. Si nunca haces nada diferente, nunca aprenderás nada nuevo, con lo que la capacidad de percepción entra en un estado de cristalización. 

¿Qué significa estar cristalizado? Significa que el modo de ver y percibir el mundo, y por extensión el modo en que te relacionas con él, está concluido y definido. Así mismo, también se han cerrado opciones a otras posibilidades. Algo que se expresa a través de la frase: "Es que yo soy así".

Expresar semejante afirmación tan plena de ignorancia es sinónimo cuando menos de que la esencia se ha marchitado y se muere, o hace tiempo que murió, aunque se continúe viviendo a remolque de las experiencias pasadas e ilusiones futuras.

Cuando la capacidad de comprensión es siempre la misma, siempre te sucederán las mismas cosas. Se repetirán los mismos patrones de comportamiento ante situaciones, personas y circunstancias. Ahora bien ¿quién tendrá el valor suficiente como para osar a romper su propia cristalización?

Y no es sólo ¿quién? sino también ¿cómo? Porque, no se trata de ponerse a estudiar otro idioma, o de  hacer actividades que nunca se hayan hecho, sino de cambiar la percepción de uno mismo y del mundo. Sabido es que tal percepción nunca cambiará si previamente no hay un cambio interno.

Ahora mismo las cosas son blancas o negras. ¿Serías capaz de aceptar los miles de matices que tiene el gris hasta llegar al extremo del espectro? ¿Seguro…? ¿Por qué no me lo creo? Quizás porque intuyo una respuesta de tu ego, que gusta en hacerte creer aquello que bien sabes que no es así.

Juega el juego de captar los tonos grises. Las cosas no siempre son blancas o negras. Quizás tampoco sean grises. Pero es divertido tratar de captar un mundo que parecía sólido y resulta que quizás sea líquido y por ello está siempre en constante movimiento. O tal vez gaseoso... sutil hasta el infinito.

El mundo está en constante construcción, mantenimiento y destrucción. El mundo, tu mundo, todos los mundos se están configurando ahora mismo. ¿Cómo quieres que sea? Constrúyelo. Atrévete a ser. El miedo a ser es quizás el primer obstáculo que impide ver con nuevos ojos.

Silencio Interior – Escuela de Silencio

info@silenciointerior.net

www.silenciointerior.net


Nota: recordamos que las diferentes entradas del presente Blog representan reflexiones sobre la metafísica advaita. En ningún caso se trata de la propuesta de trabajo interno propuesto por nuestra Escuela. Para encontrar información al respecto sugerimos visitar nuestra página web, y en concreto el siguiente enlace http://www.silenciointerior.net/textos/

Gracias por tu atención